martes, 23 de marzo de 2010

Cuidemos el modelo de familia

Se acerca el 2012 y todos parecen estar pendientes de las "señales" que nos avisan que el fin de la humanidad, del mundo, está muy cerca. Están los seguidores de Nostradamus que, siguiendo las interpretaciones de sus cuartetos ven "el principio del fin". También rezan los fieles de la Biblia cuando ven en la tele los desastres naturales que anticipan el Apocalíspsis. Y están ahora los nuevos estudiosos de la cultura Maya que entienden a ese año como el último de la historia.

Más allá del 2012 y sus nuevas asociaciones, siempre hubo gente que pensó que los seres humanos desaparecerían de la Tierra si no hacemos algo al respecto: repudiar y/o prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo, sería una de las opciones. Claramente, nuestras parejas no pueden procrear como lo harían un hombre y una mujer, eso disminuiría los índices de natalidad al punto de dejarlos en cero.

¿Qué hay de la fertilización asistida, el alquiler de vientres y la adopción? Estamos de acuerdo que entonces podríamos tener nuestros hijos, pero dada nuestra crianza ellos nunca podrían ser heterosexuales, tampoco nuestros nietos, bisnietos, tataranietos... "El mundo se ha vuelto gay", volvería a gritar Homero Simpson, mientras mujeres y hombres pelean por quién le dona/alquila/presta qué (esperma, óvulo, vientre) a quién.

Por suerte, hay gente dispuesta a perpetrar la especie con su tradicional modelo de familia (actualmente en agonía). Me refiero a Uno más Una, la asociación civil mexicana que defiende "el derecho de los niños a tener un padre y una madre", y para esto rechaza el matrimonio entre personas del mismo sexo, al igual que la adopción homoparental.



En su sitio web hay una frase que hace mucho ruido: "Si tú juzgas a la gente, no tienes tiempo de amarla", Madre Teresa de Calcuta. Pero hay algo que no comprendo, ¿nosotros no tenemos que juzgarlos a ellos o ellos a nosotros? ¿A qué se refieren?

Sigo leyendo para tratar de entender: "Nuestro movimiento no se opone a que las distintas formas de unión tengan una figura jurídica en la que se sienta protegido. Nuestro movimiento solo pide que el matrimonio sea respetado como la union de un hombre y una mujer y no se pase por encima de los derechos de la parejas heterosexuales y de la niñez mexicana".

En uno de sus videos, Por qué oponerse a modificar el matrimonio, argumentan que "las familias tradicionales son fundamentales para la sociedad y legalizar el matrimonio homosexual podría tener consecuencias severas", tan severas que no son mencionadas.

El video es el que se utilizó en Estados Unidos para la campaña de la Proposición 8, en el estado de California, votada por sus ciudadanos para prohibir el matrimonio lésbico/gay, luego de ser legalizado. Tomando como ejemplo el caso de Masachussets, el único que permite la adopción homoparental en ese país, cuenta cómo un grupo de padres se quejó en un colegio luego de que la maestra lea un cuento de dos príncipes que se casan. La corte falló a favor de la escuela y los padres perdieron el derecho de elegir la enseñanza que darían a sus hijos sobre el tema.

A partir de esto, se plantea si las iglesias deberían realizar estos matrimonios por decisión del Gobierno, qué le enseñarían a sus hijos en las escuelas y si las leyes obligarían a los ciudadanos a "comprometer sus valores y creencias en nombre de la tolerancia a la homosexualidad".

Por eso, ellos entienden que pueden "respetar" a gays, lesbianas, travestis y transexuales "pero no por eso tienen que estar de acuerdo y acoger su estilo de vida", nadie quiere eso. La importancia de aprobar el matrimonio -con los derechos y responsabilidades de los que gozan únicamente las parejas heterosexuales- y la adopción homoparental, radica en la igualdad de oportunidades para todos y el amparo legal que necesitan las familias que ya se han formado y las que están por venir.

Terminé de ver los videos, leer sus artículos y sigo sin entender cuáles son las consecuencias severas que esto traería a la sociedad. Sigo sin entender por qué dicen NO A LA DISCRIMINACIÓN cuando, según el diccionario de la Real Academia Española discriminar significa:
  1. Seleccionar excluyendo.
  2. Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario