jueves, 15 de julio de 2010

¡Matrimonio para tod@s en Argentina!

Con todo el orgullo y la felicidad del mundo, comparto con ustedes la aprobación de la Ley de Matrimonio para personas del mismo sexo en la Argentina.

Sí, tenemos los mismos derechos que una pareja heterosexual casada: ADOPCIÓN, HERENCIA Y PENSIÓN.

Basta de discriminar, de segregar, de diferenciar nuestro amor y nuestros vículos basándose en la sexualidad de las personas.

¡MATRIMONIO! Nada de Unión Civil, mucho menos Unión Familiar Igualitaria, que de igualitaria no tiene nada.

Hoy, jueves 15 de Julio de 2010, el Senado argentino aprobó la Ley de Matrimonio gay con 33 votos a favor, 27 en contra y 3 abstenciones.

Fueron 14 horas de intensos debates y enfrentamientos por las distintas convicciones personales, religiosas, consideraciones jurídicas y políticas. Comenzaron a las 14 horas del miércoles 14, pero fue recién pasadas las 4 de la madrugada que todos los que estábamos reunidos frente al Congreso de la Nación recibimos la maravillosa noticia de que ahora todos seremos iguales ante la ley.

La primera voz en favor del matrimonio partió del oficialismo. La jujeña Liliana Fellner justificó la iniciativa en la necesidad de garantizar "el derecho a la igualdad" para la comunidad y retrucó a quienes se oponen a la adopción al afirmar que "ya es una realidad, porque el Código Civil no exige orientación civil para adoptar".

En el mismo sentido se manifestó Luis Juez (Frente Cívico-Córdoba), que consideró que "no hay impedimento en el derecho positivo que permita soslayar una situación que existe así nos tapemos los ojos".

Sin embargo, el peronista disidente Roberto Basualdo (San Juan) negó que se puedan equiparar las parejas heterosexuales a las homosexuales porque según él "a las cosas diferentes hay que tratarlas diferentes". 

El radical Mario Cimadevilla (Chubut) inauguró el costado político del debate, al afirmar que se produce "en un clima que no se puede obviar, donde la Presidenta y su marido utilizan este tema para crispar y dividir a la sociedad".  Esto es algo que muchos ciudadanos sostienen, dada la cercanía de las elecciones presidenciales 2011, más aún recordando que el año pasado se había presentado el proyecto y no era la primera vez.

Más allá de las jugadas políticas y de los aspectos coyunturales, vale rescatar que una vez más hemos dado un paso adelante en cuanto a derechos humanos, para ser hoy el primer país latinoamericano en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo, y sumarnos a la lista de los diez países que ya reconocen este derecho.

SITUACIÓN MUNDIAL:
  • Canadá aprobó la iniciativa en 2005 -aunque los derechos relativos a la adopción, pensiones o beneficios sociales varían según la provincia-, igual que hicieron poco antes los habitantes de Bélgica, de Holanda y de España en Europa. 
  • Posteriormente, se sumaron a la nómina -que ya integran 10 país con la incorporación de Argentina- Sudáfrica, Noruega, Suecia, Islandia, y Portugal.
    En Estados Unidos existen seis territorios que permiten el matrimonio: Massachusetts, Vermont, Nuevo Hampshire, Connecticut y Iowa y Washington DC.
  • El Distrito Federal de México permite el matrimonio homosexual. 
  • En Chile, el Gobierno de Sebastián Piñera prepara un proyecto que daría cabida a todo tipo de parejas.
  • Gays y lesbianas uruguayos pueden registrarse como pareja y adoptar niños, según una ley aprobada en el Senado en septiembre de 2009, pero no pueden casarse.
  • A pesar de que la unión de gays no está permitida en Brasil, donde entre 1995 y 2001 han naufragado varias iniciativas legislativas que aspiraban a abordar el asunto, la Justicia sí les ha reconocido derechos.
  • Otras naciones como Colombia no reconocen el derecho al matrimonio pero sí ofrecen garantías civiles. Bolivia tampoco cuenta con una ley que permita las bodas gay. Sin embargo, la Fundación Libertad -que reúne al colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales- explica que se prepara un proyecto que será entregado antes de fin de año, según información reproducida por Elpais.es.
Mientras los medios mundiales hablan de una ley histórica en la Argentina, nosotros festejamos y seguiremos luchando por todas las cosas que aún nos faltan.

¡Ahora sí podemos empezar a pensar una Argentina gay friendly!

2 comentarios:

  1. que feliz me puso que se aproara la ley!

    triunfó el amor!

    ResponderEliminar
  2. que grande mi Argentina, como te amooooooooooooo!!

    ResponderEliminar